Archivos de la categoría Enseñanzas alternativas

Educadores y educadoras: una visión humanista positiva

” Cuando los profesores comenzaron a tratarle como buen alumno, el llegó a serlo realmente: para que la gente merezca nuestra confianza, primero se la hemos de dar”

Marcel Pagnol

Dentro de las teorías que sirven de sustento para los modelos didácticos, me quedo con las humanistas, en concreto con aquella que trata de convertir al educando en persona. La educación es un proceso de humanización, de contribución al desarollo de las cualidades que nos hacen más humanos. No se trata sólo de matemáticas, ortografía o historia…hay algo mucho más importante que tenemos que tener en cuenta como educadores: el pleno desarollo de la persona.

Las características fundamentales y que destaco de la didáctica humanista son:

– Considerar a cada ser humano único y valioso

– La visión positiva y optimista de la educación, manifestada en la confianza del que aprende y del ser humano en general

– El desarollo del espíritu crítico constructivo y la creatividad

– El compromiso personal y la cooperación o participación democrática

De esta teoría podemos desprender un modelo de enseñanza basado en la educación en derechos humanos, en valores, en la clarificación del sentido de la vida, en el trabajo en equipo y la colaboración….En mi opinión, esta forma de ver la educación y practicarla, nos acerca a un mundo más humano y a una más posible autorrealización plena.

De esta breve introducción a las teorías humanistas, recordad  educadores y educadoras, la frase escrita al principio de este artículo, y tened muy presente en vuestras aulas el efecto pigmalión, según el cual, las profecías educativas positivas, se cumplen.

¿Conocéis o habéis vivido algún caso de efecto pigmalión?

 

Otra forma de enseñar

Método MontessoriEl método Montessori, catalogado dentro de la Escuela Nueva en las Pedagogías de los “métodos áctivos” (Negrin Fajardo, O. Vergara Ciordia J. Historia de la Educación .Madrid, Ramón Areces 2009), es un método educativo alternativo basado en las teorías del desarrollo del niño ideadas por la educadora italiana María Montessori a finales del siglo XIX y principios del XX.

Este método educativo se caracteriza por poner énfasis en la actividad dirigida por el niño, y observación clínica por parte del profesor. Esta observación tiene la intención de adaptar el entorno de aprendizaje del niño a su nivel de desarrollo. Fomenta que “uno mismo es quien construye su aprendizaje”. El educador ejerce una figura de guía, que potencia o propone desafíos, cambios, novedades.

El propósito básico de este método es liberar el potencial de cada niño para que se autodesarrolle en un ambiente estructurado. El método nació de la idea de ayudar al niño a obtener un desarrollo integral, para lograr un máximo grado en sus capacidades intelectuales, físicas y espirituales, trabajando sobre bases científicas en relación con el desarrollo físico y psíquico del niño. María Montessori basó su

Maria Montessori
Maria Montessori

método en el trabajo del niño y en la colaboración adulto – niño. Así, la escuela no es un lugar donde el maestro transmite conocimientos, sino un lugar donde la inteligencia y la parte psíquica del niño se desarrollarán a través de un trabajo libre con material didáctico especializado.

Los principios básicos de su sitema son la libertad, la actividad y la individualidad. Para la educadora italiana la libertad es condición de la expansión de la vida: la vida es desarollo y educar es permitir ese desarollo. Si se coloca al niño en el ambiente adecuado la actividad se coordinará por obra de los intereses naturales.

  • Los niños deben considerarse seres competentes, alentados a tomar decisiones importantes.
  • Observación del niño en el entorno como base para iniciar el desarrollo curricular (presentación de ejercicios subsecuentes para nivel de desarrollo y acumulación de información).
  • El silencio y la movilidad son elementos indispensables en esta metodología. Los niños pueden mover sus mesas, agruparlas o separarlas según la actividad, todo el mobiliario es adecuado al tamaño del niño, siendo las manos las mejores herramientas de exploración, descubrimiento y construcción de dichos aprendizajes.
  • La importancia de la “mente absorbente”: la motivación sin límite de los niños pequeños para adquirir dominio sobre su entorno y perfeccionar sus experiencias y comprensión ocurren dentro de cada Periodo Sensible de desarollo.
  • Materiales didácticos (científicos) auto-correctivos, ya que por medio del material va experimentando por él mismo y va corrigiendo sus errores, los cuales, son considerados parte del aprendizaje, por ello, no son castigados, sino, valorados e integrados como una etapa del proceso. Se suele estimular a que el niño haga siempre una autoevaluación.
  • Su fin educativo es la autonomía en todos sentidos: intelectual al formar un pensador crítico, moral a través de la reciprocidad y el respeto mutuo, social al trabajar con sus pares, y emocional a través de la seguridad que le brindan la educación de la voluntad y la autosuficiencia.
  • El ambiente Montessori no incita a la competencia entre compañeros, se respeta y valora el logro de cada alumno en su momento y ritmo oportuno.
Más información y referencias: