A escuchar

A escuchar

Dos orejas, una boca. Sin embargo, parece que nos cuesta más escuchar que hablar.  A veces, me están hablando de algo y me pongo a pensar en mi opinión sobre lo que me están diciendo, en cómo lo viviría yo, o en que voy a decirle cuando termine. A veces, cuando termina la persona de hablar, he estado tan distraída en pensamientos que le tengo que pedir que me lo repita. ¿Os ha pasado? cuando hacemos esto oímos, pero no escuchamos.

Cuando te pido que me escuches y tú empiezas a darme consejos,

no has hecho lo que te he pedido.

 Cuando te pido que me escuches, y tú empiezas a decirme por qué no tendría que sentirme así, no respetas mis sentimientos.

Cuando te pido que me escuches, y tú sientes el deber de hacer algo para resolver mi problema, no respondes a mis necesidades.

¡Escúchame! Todo lo que te pido es que me escuches…”

    O’Donnell, R., La escucha
Sería interesante hablar de esto en las escuelas, que desde pequeños, fuesemos conscientes de que es sencillo oir, pero no escuchar, y aprender a escuchar, hacer ejercicios de escucha activa y tener que sacar un aprobado (como mínimo!) en esta asignatura tan importante como es saber escuchar a los demás (y a nosotros mismos, pero esa es otra historia…).
Propongo un par de ejercicios para practicar en clase o en nuestras casas:
1- Cada día, un alumno o alumna va a contar una historia durante 5 minutos, algo que le haya pasado o inventado. Lxs alumnxs deben estar en silencio y esuchando, sin tomar notas, sólo escuchando atentamente. Al finalizar, una parte de los alumnos harán preguntas sobre la historia a la otra parte, que deberán responder y el alumno que contó la historía decir sí son correctas las respuestas. Luego intercambiarán papeles. La persona que más respuestas haya acertado se llevará algún premio (a poder ser no material, cómo una ovación de lxs alumnxs, o un papel importante en la clase durante ese día). De esta forma:
  • asociarán el acto de esuchar a los demás como algo positivo, beneficioso
  • practicarán la escucha atenta, activa, acostumbrándose a no interrumpir, no pensar en que dirán después, simplemente atentos a lo que la persona cuenta
  • practicarán hablar en público, ya que cada día será una persona la que salga a contar su historia
2- En parejas, una alumna/o cuenta a otra/o lo que le apetezca, dos veces. La primera vez, la persona que escucha interrumpirá, mirará la hora, mantendrá una actitud distraída. La segunda vez, esuchará atentamente, mostrará interés, mirará a la persona que habla. A continuación se intercambiarán los papeles. Cuando finalice el ejercicio, se pondrá en común lo que han sentido las personas en cada caso. Además, se pueden contar ejemplos vividos por los alumnxs en los que  se han sentido escuchados, y en los que no, por qué se sintieron así, y que consecuencias hubo en cada caso.
Por último, proponeros un día escuchar activamente en todas vuestras conversaciones. Después preguntaros si habéis notado algo diferente o ha sido un día cualquiera (y podéis compartirlo aquí si queréis ;-)).
Y hablando de compartir en el blog…¿Habéis promovido la escucha en vuestras clases, casas, con amigxs? ¿cómo lo habeis hecho? ¿qué resultados habéis obtenido?¿os habéis fijado cómo reaccionáis cuando contáis algo importante y no os sentís esuchadxs? ¿y cómo reaccionáis cuando sucede lo contrario?…
Os dejo este enlace interesante sobre el tema Escucha activa por si queréis profundizar más.

¡A escuchar!

10 comentarios en “A escuchar

  1. No se si es porque en el colegio no nos enseñaron a escuchar, sino a oir, pero es verdad que segun nos vamos haciendo mayores tenemos mas “cosas” en las que pensar y es más dificil prestar atención 100% a otra persona que no sea uno propio.Cada vez es mas complicado encontrar a alguien con capacidad para escuchar.Es como si con la edad esa capacidad se fuera perdiendo…

    1. No creo que sea una capacidad que se pierde según nos hacemos mayores ( como la capacidad física auditiva), he encontrado más personas que con el tiempo mejoran su capacidad de escucha que lo contrario. Si bien no es un proceso sencillo, no surge como algo espontáneo, sino como una decisión tomada por esas personas que eran o son conscientes de que les cuesta escuchar a los demás, investigan las causas (que pueden ser muy variadas dependiendo de cada persona) y actuan en consecuencia.¿Lo ves factible?

  2. Me parece muy interesante los ejercicios que propones para aprender a escuchar. Es cierto que la mayoria de la gente no escucha. ¿ Por qué no escuchamos? ¿ Es cuestión de educacion ? ¿ Es en el colegio o en la familia donde demos aprender? Te invito a esta reflexión.

    1. Hola Ana, muchas gracias por tu comentario. En mi opinión es cuestión de educación (en el sentido de “enseñanza”, no tiene porque ser sólo en el aula), y lo ideal sería tanto en los colegios como en las familias, ya que es en estos dos ámbitos donde aprendemos desde más temprana edad, y donde, por lo general, pasamos más tiempo. Podría ocurrir que nos enseñen a escuchar en el colegio, pero luego lleguemos a casa y nuestra familia o las personas con las que convivimos no le den importancia a escucharse unos a otros. En este caso, contamos con la posibilidad de que el alumno/a sabe que es importante escuchar y puede pedirlo en casa. Y en un futuro, dicho alumno/a tendrá más posibilidades de crear un hogar donde se escuche. Desde este blog ánimo a enseñar diferente en las aulas, sé que aprender a escuchar y enseñar el valor de la escucha parece más una tarea de los padres y madres, pero ¿y si la figura paterna/materna no conoce este valor? estas carencias se podrían suplir si ese incluyesen en el sistema educativo. Esto es todo un debate Ana, interesante tu comentario. Espero haberme explicado.

  3. Pienso que en el mundo en que vivimos queremos abarcar tantas cosas que cuando estas escuchando, tu mente esta en otra cosa o sitio.
    Tenemos que ser mas comunicativos;a mi me gustaría, porque soy de las que escucho pero estoy en otra cosa, y no es la edad, es lo que nos toca vivir o las prisas.

    1. Hola Pureza,
      Creo que no se puede abarcar más que el momento presente, he escuchado “nada es tan importante como el momento que tenemos delante” ¿estás de acuerdo? ¿qué puede haber más importante que eso? Respecto a “es lo que nos toca vivir”, suena a qué no puedes hacer nada por cambiar la situación, pero si verdaderamente quieres escuchar más o mejor, puedes hacerlo si te lo propones. Pide apoyo en tu alrededor, seguro están encantado/as de apoyarte. Hay muchas páginas web que hablan de la “escucha activa”, puedes visitar algunas y encontrar cosas útiles.

  4. Muy interesante lo de la escucha activa. Despues de conocer un poco en que consiste, pues la verdad que no me siento muy bien conmigo mismo, pues a menudo no dejo hablar a los demas, aun siendo consciente de lo grave que realmente puede llegar a ser, el no saber escuchar a los demas, puede ser muy triste. Puedes pasar una vida sin comprender o conocer completamente a tu pareja, a tus padres, hijos, amigos…
    Comprendo que es muy dificil escuchar 100%, pero las personas llevamos desde el primer dia, desde la primera persona, realizando cosas muy dificiles, rompiendo barreras inimaginables, puede que la barrera de la escucha no sea facil de superar , pero educandonos, es la unica manera de lograrlo.

  5. El primer paso, darse cuenta de que no escuchamos, es la mitad de la solución! La otra mitad, es hacer algo por cambiarlo. Prueba en tu día a día, escuchando cada vez un poco más, poco a poco se pueden romper barreras inimaginables, como dices. Y está, depende de ti ;-).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.